miércoles, 19 de enero de 2011

MONDENIERO CON RAQUETAS

MONDENIERO (2.296 mts).


Tiempo de ascensión: 3 horas y 15 minutos.
Tiempo de descenso: 2 horas y 45 minutos.
Desnivel: 1.128 mts.

Seguimos descubriendo poco a poco el valle de Broto y sus alrededores y seguimos comprobando que no hace falta salir muy lejos para pasar un fantástico día en la montaña.

El Mondeniero es una pequeña montaña de 2.296 mts del cordal de cumbres que separa el pequeño valle por el que discurre el Sorrosal del valle de Broto a la altura de Torla. Fácil de erconocer, es la cumbre que, saliendo del túnel de Cotefablo, vemos en primer término a nuestra izquierda.

Por su situación, se puede ascender a él desde Viu, desde Linás de Broto, desde Fragen o desde Torla. Nosotros decidimos hacerlo desde Fragen.

Arranque de la pista junto a la carretera.
Dejamos el coche en Frangen y tomamos un camino que lleva hasta la carretera. La cruzamos y tomamos la senda que comienza en un hito que marca "Paso Cabañera". Eso eran las 9:00 de la mañana con poco más de 4º y un cielo completamente despejado. El día prometía calor.

La senda sale a 20 metros a la izquierda de la megapista que estaban abriendo. Es una senda bien formada, con piedras puestas a conciencia, que va tomando altura rápidamente, entre un bosquete de bojes y robles. Eso sí, una pista completamente "minada" por cientos, quizás miles de vacas.

La senda va bien marcada.
A medida que tomamos altura se abre a nuestras espaldas el cordal Erata-Pelopín-Manchoya casi sin nieve. Este es un año de pocas nieves en cotas medias y bajas por esta zona.

El cordal Erata-Pelopín-Manchoya.
La senda se bifurca en dos ocasiones de una manera evidente. La primera hay que tomar el desvío a la derecha. En la segunda ocasión, para una subida directa a la Plana Litro también, pero yo me equivoqué y tomé el de la izquierda. Esta senda alarga la subida y te deja en el flanco del Litro, una cota de 2.019 metros por la que pasamos a la vuelta. Además no está marcada con hitos y hay que guiarse por los plásticos atados a los árboles que alguien decidió poner. Menos mal.

La última parte es la peor señalizada.
En algo más de una hora y media, con parada para tomar un bocado incluida, nos plantamos en las faldas del Litro, sin nieve, y algo despistados por el error en la elección de la senda. Por encima de nosotros, a la izquierda, con poca nieve, la antecima del Mondeniero. Comienzan las primeras rampas de nivel.

Encarando las primeras rampas.

Por fin tocamos nieve.

El Mondeniero a la izquierda.

Alcanzando la cresta.
Una vez alcanzamos la cresta que ya no dejaremos hasta la cima, se abre ante nosotros un espectáculo impresionante. Todo el macizo de Monte Perdido, con la entrada a Ordesa y Bujaruelo a nuestros pies. La cima prometía mejor vista.

Pues sí. Impresionante vista.
Aún nos queda la parte más dura. Encarar la subida a la cima por una pendiente, llamemos, entretenida. Pero preciosa de subir con raquetas.

A mi espalda antecima y cima del Mondeniero.
Tomamos un trago de agua, un chute de glucosa y para arriba. A disfrutar.

Comienza la fiesta.

Sin prisa pero sin pausa.

Ultimos metros.
Y llegamos a la cima. Fueron casi tres horas y media contando las paradas. El esfuerzo mereció la pena. Las vistas impresionantes mirases para donde mirases. Enfrente la sierra de Tendeñera, a la derecha el macizo del Vignemale, luego el macizo de Monte Perdido, Peña Montañesa. Todo el valle de Broto. Detrás el Pelopín, Peña Oroel... A la izquierda Peña Telera.


Foto cimera con el Tendeñera al fondo.

En el hito cimero con el Vignemale al fondo.

A cierta edad, hay placeres que no puedes perderte.
Una vez en la cima, la idea era buscar el collado del Tozal de Comas, que Mª José esperase allí, subirme al Tozal de 2.342 mts y luego bajar a buscar la pista que, por encima de Torla, nos llevaría de vuelta hasta Fragen. Y hacia allí nos encaminamos.

Descenso buscando el collado.


La cresta se convierte en un plano.

La cresta estaba en perfecto estado y la nieve dura. Pero los últimos 40 metros antes del collado, en sombra, tenían una pendiente de casi 40º con hielo. O crampones o nada. Y no llevábamos crampones, así que nos tocó dar la vuelta, hacer cima otra vez y deshacer todo el camino andado. Encaramos el descenso con tranquilidad, sin prisas, comiendo en la cumbre y disfrutando de las vistas. Y para abajo. Pasamos por la cima del Litro de 2.019 mts y nos desviamos para buscar el camino del bosque.

Descenso del Mondeniero con la antecima a la espalda.
En las últimas praderas, bajo el Litro, antes de entrar en el bosque.
La entrada al bosque, o lo que es lo mismo, el inicio del camino, fue realmente complicado encontrarlo. Hay que tomar referencias claras o subir con el GPS, porque lo que había sido un fantástico día pudo convertirse en una noche de vivac.


Seguiremos informando.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada