martes, 23 de abril de 2013

Caminando por la Comunidad Valenciana: La Murta

LA MURTA



Pues acabaré por aceptar que es fantástico caminar por la sierras valencianas y que no hace falta pasar de 3.000 mts para disfrutar de un día de senderismo. Si esto ocurre, se lo deberé a Mª José que me está enseñando a caminar...., a mis cuarentaytantos.

Hace unas semanas, daba mal tiempo por el Pirineo y Mª José montó una salida alternativa a la Murta -Alzira-, en la que combinaba una circular interesante con dos pequeñas cimas -para que yo me sintiera realizado...sí, soy como un niño-.

Salimos del parking con el cielo nublado y el recorrido que íbamos a realizar recortado enfrente nuestro. En esta circular empezaríamos por la derecha del circo, subiríamos a la Creu del Cardenal -545 mts-, al Cavall Bernat -587 mts- y luego volveríamos por la izquierda.


Salimos pues, de la caseta de información en donde nos tomaron el nombre a la entrada y a la salida y cogimos la senda botánica que, por la umbría, nos llevó en suave ascensión por un fantástico bosque mediterráneo.




En el camino, dejamos a nuestra derecha un horno de cal escondido entre la maleza -al que no le hice foto.... ya me vale-, y a nuestra izquierda, abajo, las ruinas del Monasterio de los Jerónimos.


La senda seguí subiendo y nos ofrecía una bonita vista de la Creu del Cardenal y del Cavall Bernat, con la chimenea que da acceso a la cumbre.



Salimos del bosque a la cresta y tocaba sufrir el viento que, a veces, golpea bacon ganas. Ya no nos dejaría en todo el día.






Desde el Pas del Pobre, fácil de reconocer por su peculiar mojón, se veía claramente lo que nos quedaba. 



 Tocaba abrigarse.... y empezar a disfrutar de las vistas.


Quien me lo iba a decir. Delante de mi, la Albufera y los campos que la rodean, la montaña de las Zorras de Cullera con sus letras pintadas..., y tirando de zoom, yo diría que las islas...., pero siendo de Teruel, ósea de secano total, igual es alguna barbaridad.





Con estas vistas llegamos a la cima de la Creu del Cardenal. Un bocado de pan con longaniza, unas fotos y seguimos la ruta.


Por una marcada senda fuimos a buscar la chimenea de acceso al Cavall Bernat que quedaba a escasos 30 minutos.



La chimenea no tenía nada, así que para arriba.




Las vistas desde la cima del Cavall Bernat eran las mismas que las que habíamos estado teniendo desde el inicio de la cresta así que, como hacía fresquete no nos paramos mucho. Foto y para abajo.




A pesar de las vistas, este tramo es el que más me decepcionó. Ya no pillamos bosque y todo el descenso fue por zona abierta y pista en su último tramo. 

A mitad de descenso dejamos la SL-CV 81 y tomamos la PR-CV 335 dirección Punto de Información.


Fue una pequeña vuelta de 4 horas, para estirar las piernas, que suplió mi enfado de no poder subir a Broto. Pero tengo que reconocer que me gustó...., eso sí, lo negaré delante de Mª José.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada