lunes, 23 de julio de 2012

BTT POR LA ALBUFERA

BTT: LOS CINCO PUERTOS DE LA ALBUFERA DE VALENCIA.


Mi amigo Carlos tiene un blog en el que relata sus andanzas con la bicicleta.  Es una máquina; hace unos días hizo el trayecto Valencia-Hondarribia, así, por pasar el rato -os recomiendo que le déis una mirada al blog-. 

Bien, pues está poniendo a disposición de los "revienta ruedas" como yo, algunas rutas sencillas desde Valencia. Circulares. Muy chulas. Esta que os relato la he hecho este fin de semana usando su track.

Son 75 Km de ruta con 98 mts de desnivel acumulado -osea, todo llano-, saliendo desde Valencia, rodeando el Parque Natural de la Albufera, empezando por el este, rozando la playa y acabando por los arrozales del Perellonet, Sollana, Silla y Catarroja. Los cinco puertos, no de montaña, sinó puertos de barcas son el Palmar, Casa del Senyoret, Sollana, Silla y Catarroja.

Comenzamos tarde, como siempre, A las 10:00 salimos de Valencia por terreno conocido -carril bici- en dirección Pinedo. La playa casi vacía. Es la mejor hora para sentarse a tomar el sol y leer. Como siempre con ritmo tranquilo, tomamos agua en una fuente y seguimos.



Muchas bicicletas por este primer tramo. Y el calor ya empezaba a apretar -aviso a navegantes y despistados como yo-. Dejamos Pinedo atrás y seguimos en dirección al Saler.



Una costumbre que debería reconsiderar es que siempre que paso por el Saler paro a almorzar. Y digo que debo reconsiderarla porque acabo retrasando la ruta y pillo todo el calor -que es lo que me pasó- y porque donde paro me pegan unos sablazos considerables -Restaurante Casa Vicente: dos cervezas y un bocadillo de lomo con patatas.... 7 €-. En fin.

En este punto Mª José dice que me acompaña un poco más y se vuelve. No quiere forzar la rodilla. La semana próxima nos vamos por el Estaragne, si el tiempo lo permite, y quiere estar bien. 

Mª José: Ésto no es una derrota, es una retirada táctica. Bien por ti.


Acabamos de almorzar y seguimos por sendas y caminos, algunos de ellos nuevos para mi.



Pasamos la Gola de Puçol que es una conexión entre la Albufera y el mar y llegamos al lago del Saler donde Mª José me deja... para volver a casa y prepararme una "fideua" que consiguió resucitarme al llegar a casa. ¡Qué fideua....!




Tengo que reconocer que la ruta está muy currada. Discurre por el bosque, por sendas estrechas, itinerarios botánicos y, a ratos, por las vías de pavimento naranja. En fin, fantástico, muy bonito. 



Poco a poco la ruta te va acercando a la carretera, pasando por las compuertas de la Gola de Puçol y acabando a pocos metros de la entrada al Parador del Saler. Allí se toma la carretera en dirección Perellonet, en cuya primera rotonda nos desviamos por un ancho camino y entramos de lleno en los arrozales.

Hace calor, mucho calor, pero voy disfrutando del paisaje. Los arrozales están verdes y es una pasada.


Tan "pasada", que me despisto mirando el paisaje en un par de ocasiones y me salgo de la ruta. Voy haciendo un "arco" en dirección El Palmar, que bordeo por el sur, pasando junto al primer puerto. Olvidé hacer foto.

Durante toda la mañana estuve viendo patos, garzas reales, garzas comunes, garzas cangrejeras.... que, con todo el descaro, se mantenían tranquilas y quietas mientras pasabas a su lado.




La ruta te desvía del recorrido circular para llevarte hasta la casa del Senyoret, segundo puerto de la jornada donde me recibe un perro gritón que a punto estuvo de perder la vida de una patada. Una placa demuestra que hubo, por lo menos, un valenciano que fue hombre de bien.



Retorno a la ruta y voy a buscar el puerto de Sollana, algo menos glamuroso que el anterior. Aquí sufro el acoso de un hombre mayor en una Mobilette que no se fía de un barbudo en bicicleta. Me sigue a distancia -la que le permite la moto- y cuando ve que soy de fiar, da media vuelta y desaparece entre los arrozales.



En este punto se me acaba el agua. Es el kilómetro 38 y queda mucho. Hace mucho calor y tengo una sed considerable. He calculado fatal. Estoy a mitad de ruta y empiezan los caminos rurales asfaltados que me permiten coger algo de velocidad.

Decido hacer una parada técnica en Silla a comprar agua fresca y a tomarme una Coca-cola. 

Es el kilómetro 50 cuando llego al puerto de Silla. Este sí está señalizado y arreglado. Aquí hay nivel.


Unos pocos minutos después entro en la parte más señalizada. Se pasa por la Vía Augusta que también es Camino de Santiago y, por supuesto, GR... Esto también es nivel.


Los campos de arroz me acompañan pero ya se pasa por zonas con naranjos, estamos en el término de Catarroja. Hemos llegado al quinto puerto y llevo 60 kilómetros.



Los 15 kilómetros que faltan son los más aburridos. Nos estamos acercando a Valencia y se nota. Es aquí donde aparece el único punto conflictivo de la ruta. El camino se acaba y te deja en un acceso a la Autovía de entrada a Valencia. Después de mirar y mirar descubro que el camino continúa por detrás de un guarda-rail, tras unos matorrales. En unos metros se cruza el barranco del Catarroja.


Sólo queda pedalear un poco más pasando por el barrio de Castelar/Oliveral para llegar a la ronda sur entre la Rotonda de los Anzuelos y Ciudad de la Justicia.

Si no me equivoco me ha costado cuatro horas incluido el almuerzo. Ha sido una circular muy bonita y la he disfrutado.

Con la cabeza puesta en la "fideua" que me espera, olvido hacerme la foto de la victoria, que la hubo, no os quepa duda.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada