martes, 9 de agosto de 2011

VACACIONES 2011: Paso de las vacas

PASO DE LAS VACAS

Mª José se ha integrado en el paisaje mucho mejor que yo. Eso es obvio. Además de conocer a más de medio valle de Broto, participa de manera activa en los acontecimientos sociales y culturales del valle. Le gusta y disfruta. Y yo dusfruto viéndola disfrutar.

La última semana de julio, una mañana, se fue a pasar las vacas del valle de Broto a Francia. Este "paso" tiene una historia fantástica, muy curiosa, y responde a un acuerdo entre valles españoles y franceses. Es lo que llaman "facería".

Según la enciclopedia aragonesa, las facerías son "un fenómeno jurídico complejo integrado por convenciones sobre cuestiones políticas, económicas y de buena amistad y vecindad, mutuo auxilio, franquicia y protección de las relaciones comerciales, pastos, pasos, aguas, etc., que han logrado que el Pirineo llegue a ser nexo y no barrera entre Francia y España".

La misma enciclopedia dice del caso concreto de la facería firmada en 1390 entre los valles de Broto y Barèges, que se refiere "a la montaña de Usona, ubicada en territorio francés y bajo jurisdicción general francesa y se especifica que son de propiedad común de ambos valles los 7/5 de Usona que se extienden desde la cresta del Pirineo entre Vignemale y la Brecha de Roldán, hasta el terreno comunal de Gavarnie. El arrendamiento de los pastos en pública subasta se efectúa en Luz, en presencia de los delegados de ambos valles bajo la absoluta igualdad de condiciones, dividiéndose en partes iguales el producto del arriendo y las cargas. El paso de los ganados españoles se lleva a cabo por el puerto de Bernatuara. Esta facería se recogió en el Tratado de 1862 (art. 15), modificándose en 1866 y posteriormente en 1954. A partir de esta fecha se determina que el valle de Barèges disfrutará todo el año los pastos de los cuartos denominados Puyasper, Especierre y Lacausta, y el valle de Broto los cuartos de Puyrabin, Secras, Plana Coma y Puymoróns y los comunes de Gavarnie a partir del 15 de junio".

Y este es el acontecimiento al que acudió Mª José.

Durante la última semana de julio las vacas del valle de Broto fueron subiendose hasta las faldas de la Sierra de Sandaruelo, a los pies del ibón de Bernaturara. Una vez allí reunidas había que pasarlas al lado francés.

Así es que una mañana, a las 5 de la madrugada, Mª José tomó la mochila y la comida y subió con el coche hasta San Nicolás de Bujaruelo donde había quedado con Paula, una amiga de Asín de Broto que pasaba las vacas de familia hasta el lado francés.

Con las primeras luces comenzó a subir en dirección al puerto de Bujaruelo hasta la primera torre de luz, momento en el que se desviaron a la izquierda buscando la senda que lleva, primero hasta el ibón de Bernatuara y luego hasta el puerto.

El desnivel es interesante. San Nicolas de Bujaruelo está a 1.338 mts y, curiosamente el puerto de Bernatuara a 2.338 mts. La resta es fácil.

Acompañó el paso de las vacas hasta el mismo puerto y luego volvió, dejando que la gente y las vacas terminasen el recorrido. Así lo cuenta ella:

Había quedado con Paula y unos amigos suyos a las 6 en Bujaruelo. Mañana fresca, 11º, ideal para caminar. A oscuras reconozco a Paula repartiendo varas y dirigiendo la expedición, las vacas están arriba y hay que comenzar a subir el puerto de Bujaruelo y a ello nos disponemos con las primeras luces del día.


Subida intensa y potente hasta las vacas. Primera visión, cientos de vacas mugiendo y los pastores recogiendo cada uno a las suyas entre silbidos y gritos, todo un espectáculo para alguien de ciudad, que los únicos rebaños que conoce son de ovejas y cabras.

Paula nos enseña los desprendimientos que se produjeron esta primavera en el puerto de Bujaruelo tras una fuerte tormenta.

Alcanzadas las vacas de la familia de Paula, el paso de subida se reduce a “velocidad vaca”, es impresionante como un bicho con tanto peso puede subir tan bien…

Una cosa muy curiosa es ver a los franceses en la cresta esperando la llegada de las vacas, como decían los lugareños, “nos esperan los indios”. Me encanta que se sigan manteniendo estas tradiciones y que la gente participe de ellas.

Es impresionante ver como las vacas bajan hasta el ibón y luego suben hasta el puerto, supongo que irán oliendo los pastos verdes y frescos del lado francés.

Llegados al puerto me despido de ellos, es una lástima porque el programa de festejos incluye, almuerzo de los pastores en una fuente, llevar las vacas hasta las faldas del Vignemale, comida con los franceses en Gavarnie, incluyendo canciones, historias y experiencias, repatriación de los pastores españoles hasta el puerto de Bujaruelo, bajada del puerto y cena de confraternización en territorio nacional, finalización de la jornada 01.30 del día siguiente ¡bien!.


¡¡¡¡¡¡¡¡ A LA PRÓXIMA ME APUNTO TODO EL DÍA ¡!!!!!!!!!!!
















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada